¿En qué se basan las psicoterapias humanistas?

La psicología humanista surgió a mediados del siglo XX como una respuesta a las dos corrientes imperantes: el conductismo y el psicoanálisis. El conductismo, como ciencia, reduce el ser humano exclusivamente a lo que puede ser observado y medido, y el psicoanálisis centra su atención en sus aspectos negativos y patológicos.

Desde el enfoque humanista, el ser humano es contemplado de forma holística, en toda su amplitud y complejidad. No se centra en aspectos parciales de la persona, sino que la contempla como una unidad en la cual, los aspectos físicos, cognitivos, conductuales, emocionales, e incluso espirituales o transpersonales son niveles diferentes en los que se manifiesta una única realidad humana.

La psicoterapia humanista considera que toda persona dispone de los recursos y capacidades necesarios y suficientes para vivir su propia vida y resolver por sí misma sus problemas existenciales.

En la psicoterapia humanista, el cliente no va a que el terapeuta le diga cómo tiene que vivir su vida. El cliente no va a terapia para hacer, sino para ser. Va a darse cuenta de cómo está viviendo su vida y de las consecuencias que está teniendo para él y para los demás.

Para la psicoterapia humanista, el cliente es el que sabe, aunque en este momento de su vida, no sepa que él es el que sabe. El proceso terapéutico le pone de nuevo en contacto con su verdadero potencial autorregulador, desde el que puede desarrollar sus capacidades y retomar las riendas de su vida.

 

 

 

Menú anterior

Anterior      Volver    Siguiente

 


www.masconciencia.com