Temo que si hago terapia, se puedan tambalear los cimientos de mi vida

La incertidumbre ante lo que puede suceder al iniciar un proceso terapéutico es algo habitual para quien se acerca a ello por primera vez. Cada persona va a encontrarse durante el proceso con aquello que en algún momento de su vida tuvo que ocultar, negar o rechazar de sí mismo y que ahora puede resultarle demasiado difícil de asumir.

En este acercamiento a ti mismo, no vas a caminar solo, sino que vas a tener a tu lado a alguien que camina contigo, que conoce y ha recorrido caminos semejantes al tuyo, y que te va a ir ayudando a integrar todo aquello que te resulta desconocido de ti mismo.

Durante el proceso terapéutico, tú decides en todo momento avanzar o esperar. El terapeuta siempre te va a acompañar. Cuando surge alguna dificultad, se queda junto a ti, ayudándote a descubrir los obstáculos que te impiden avanzar en tu vida, hasta que tú sientas que puedes continuar.

Muchos de los obstáculos que te encuentres, están ahí para algo. No se pueden quitar (por ejemplo modificando la conducta) hasta que no descubras su función y encuentres nuevos ajustes creativos para que esa función quede cubierta de una forma más saludable.

Si en tu vida hay sufrimiento, aproximarte a alguno de esos obstáculos es probable que te resulte doloroso, porque puede estar relacionado con algún asunto inacabado de tu pasado. En este caso, todo lo que has construido en tu vida para ocultar el dolor o mantenerte alejado de él, ya se está tambaleando cada vez que las circunstancias te conectan con ese dolor.

Por tanto, el dolor ya está ahí antes de que inicies el proceso terapéutico; tus cimientos ya se están tambaleando, hagas terapia o no. La terapia sirve precisamente para reforzarlos, ya que el proceso te lleva a poner más conciencia sobre lo que origina el dolor.

La conciencia y la presencia del terapeuta son las dos fuerzas que facilitan que puedas afrontar los obstáculos que te impiden acoger e integrar el dolor, y poner una nueva mirada, sanadora e integradora, sobre lo que sucedió.

 

 

  

Menú anterior

Anterior      Volver    Siguiente

 


www.masconciencia.com